Albóndigas de seitán picado

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos!

Os traigo una receta muy, muy tradicional pero veganizada a mi manera. Albóndigas de seitán, pero con todo muy picadito, bien mezcladito y reposado, con su ajo y perejil fresco… Uuuummm… su sabor te hará recordar viejos tiempos.

Cuando las probéis será uno de vuestros platos imprescindibles. Solo fritas y acompañadas de una ensalada o en salsa las encontraréis igual de apetitosas.

Estas albóndigas, doraditas por fuera y jugositas por dentro, os resultarán estupendas si quereis hacer un pia-pica, solo fritas o con un puntito de salsa de tomate o ketchup.

Antes de empezar os dejo algún consejillo:

  • Siempre que podáis utilizad perejil y ajos frescos, esto hace de esta receta su punto característico. Dejas las especias secas para las salsas.
  • Muy importante, dejar reposar la mezcla unas horas, cuantas más horas más gustito al ajo y perejil frescos.
  • Recomiendo hacerlas fritas, ya que al horno no queda con la misma textura tradicional (os quedarán más secas).
  • El seitán que yo uso es casero, os dejo aquí mi receta de seitán por si la queréis seguir.

¡Empezamos ya!

Detalles

Raciones

5 raciones

Tiempo de preparación

15 minutos

Tiempo de cocinado

20 minutos

Calorías

237 kcal/ración

Ingredientes:

  • 450g Seitán.

  • 60g Pan rallado.

  • 2 Cucharadas grandes de perejil fresco picado.

  • 2 Dientes de ajos picaditos.

  • Sal al gusto

  • No-huevo: 3 cucharada grandes de lino + 6 cucharadas grandes de agua caliente.

  • Harina para rebozar la albóndigas.

  • Aceite para freírlas. La cantidad dependerá del diámetro de la sartén que utilicemos, tendremos que poner suficiente para cubrilas a la mitad. Utiliza una sartén pequeña y no necesitarás tanto aceite.

El seitán es la base de estas albóndigas

Instrucciones

  • Primero ponemos las semillas de lino en el agua caliente y lo dejamos reposar.
  • Picamos, con la picadora, el seitán, los dientes de ajos y el perejil.
  • Mezclamos los ingredientes que hemos picado con el pan rallado.
  • Trituramos el lino con el agua hasta formar una gelatina. Ya tenemos el no-huevo.
  • Mezclamos el no-huevo con el resto de ingredientes.
  • Tapar la masa con papel film y dejar reposar, en la nevera, unas cuantas horas.
  • Sacar la masa de la nevera y formar las bolitas.
  • Pasar por la harina todas las bolitas.
  • Poner aceite a calentar.
  • Freír las albóndigas hasta que esten doraditas.
  • ¡Ya os las podéis comer! Bueno primero las sacáis del aceite jejeje

Son estupendas para comer tal cual, fritas y sin más. Pero si las vestís de gala, poniéndole una salsita, se convierte en en gran plato festivo, como yo he hecho con esta maravillosa samfaina (pisto).

Estas albóndigas también las podéis acompañar con una buena salsa, casera o no, de tomate frito. También añadirlas a un caldo de verduras o utilizar la masa para hacer una pilota* y que forme parte de una rica escudella** vegana.

Os dejo la videoreceta aquí abajo:

Como veis, hacer estas albóndigas os resultará fácil y divertido. Os saldrán unas 30 piezas aproximadamente, a no ser que no tengais paciencia y hagais albondigones, en cuyo caso serían 5 o 6 piezas ; )

Espero que os haya gustado esta receta, y cuando la probéis contadme qué os ha parecido y si habeis utilizado alguna salsa, me explicáis cual. Adéuuu!

*Pilota = En Cataluña es el nombre que le damos a una albóndiga del tamaño de un puño y que se utiliza como uno de los ingredientes más preciados de la escudella, todos los comensales quieren un pedacito de pilota en su plato.

**Escudella = Sopa tradicional catalana.

2 comentarios

  1. Hola Susana, muchas gracias por compartir!
    Estoy pensando hacer estas albóndigas, y me pregunto si puedo usar harina de garbanzo o de maiz en vez de harina convencional.
    Por cierto, acabo de hacer el seitan con pan rallado que tienes como receta aquí también y con eso pienso hacer las abóndigas. Espero me queden igual que las tuyas! Se ven muy ricas.
    Saludos desde México 🙂

    • Hola Gaby, si, si que puedes utilizar otro tipo de harina. Te quedarán bien igualmente.
      Seguro que te quedarán igual de ricas, las albóndigas. Recuerda que las puedes servir solo fritas, con salsa de tomate, o con cualquier salsa que a ti te guste. Yo las frio todas (hago bastantes de golpe) y primero las como solo fritas acompañándolas con una ensalada y el resto, preparo alguna salsa y las guardo para otro día (con la salsita no se quedan secas y es más fácil de calentar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *