Timbal de calabacín

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos!

Hace tiempo que no hacia una receta tan bonita como estos deliciosos timbales de calabacín. Una aclaración, el timbal también es un instrumento musical, pero los timbales a los que hoy les voy a dedicar mi tiempo se comen, se saborean, ¡se disfrutan!

Hay infinidad de recetas de timbales, unos más sofisticados que otros, pero con un denominador común: la forma. Los hay, la mayoría, que toman su forma utilizando un molde cilíndrico, pero en esta ocasión será la propia forma del calabacín la que formará el timbal; esta verdura es un molde natural.

¡Creedme! es una receta muy fácil de preparar, no es muy entretenida pero si muy rica y vistosa. Compra los calabacines, como cualquier verdura, cuando esté de temporada y tendrás un plato muy económico.

Los timbales de calabacín funcionan perfectamente como una tapa súper digna, como primer plato o como guarnición de un plato principal, incluso plato único para la cena.

Me encanta preparar este plato cuando tengo invitados en casa, ver la carita que se les queda cuando les presento este bonito plato. Es muy gratificante pues ellos disfrutan de lo lindo comiendo y yo no me he matado a trabajar. A demás puedo tenerlos preparados con antelación y así poder disfrutar de una charla agradable con ellos, sin prisas, sin agobios. En un momento los meto al horno y listos.

Tengo que deciros que el calabacín es una de mis verduras preferidas, por su suave sabor; esta característica lo hace inmejorable para mezclarlo con cualquier alimento. El calabacín también se adapta a múltiples preparaciones y como podéis ver a través de esta receta, algunas pueden ser fascinantes y festivas.

En algún sitio leí que a partir de esta sopa, los franceses, crearon otro famoso plato, en este caso frío, la vichhyssoise, que nos alegra y nutre en días estivales.

¡Venga vamos al lio!

Detalles

Raciones

4 personas

Tiempo de preparación

20 minutos

Tiempo de cocinado

50 minutos

Calorías

*kcal/ración

Ingredientes

  • 2 Calabacines.

  • 30g Queso vegetal rallado ( yo utilizo la mozzarella de patata que le queda genial).

  • 20g Soja texturizada fina.

  • 1 Diente de ajo.

  • 1/2 pimiento verde (tipo italiano).

  • 2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

  • Puerro (8 cm aproximadamente).

  • 50g Tomate frito.

  • Sal.

  • Caldo de verduras o agua para hidratar la soja.

Instrucciones

  • Poner una olla con agua y sal. Llevarla a ebullición.
  • Lavar los calabacines.
  • Retirar los dos extremos.
  • Cortarlos en 4 partes cada uno, 4 rodajas grandes. Hacer el corte bien recto para poder ponerlos de pie.
  • Hacer canales en la piel. Pelarlos haciendo rallas.
  • Con una cuchara pequeñita (o cualquier utensilio que tengáis para vaciar) retirar la pulpa de los tronquitos de calabacín. Dejar las paredes con un grueso de 1/2cm de carne y la base con 1cm.
  • Reservar la pulpa que hemos extraído.
  • Echar los calabacines en el agua hirviendo y cocinarlos, solo, 3 minutos. Tienen que quedar al dente.
  • Preparar un recipiente con agua fría y mucho hielo.
  • Escurrirlos con cuidado y rápidamente meterlos en el agua helada para cortar la cocción..
  • Cuando estén del todo fríos ponerlos a escurrir otra vez.
  • Reservarlos encima de un trapo de cocina o papel secante.
  • Hidratar la soja texturizada
  • Picar muy menudita la pulpa que hemos retirado a los calabacines.
  • Picar pequeñito el puerro.
  • Picar el pimiento lo más pequeño posible..
  • Poner aceite en la sartén y echar el puerro. Cocinar 3 o 4 minutos.
  • Añadir el pimiento. Cocinar hasta que esté tierno.
  • Echar la soja previamente escurrida. Cocinar 5 minutos.
  • Añadir la salsa de tomate y un poquito de sal. Dejarlo haciendo chup chup hasta que se consuma un poco el líquido y todo quede más espeso.
  • Retirar del fuego y reserva para que se enfríe un poquito.
  • Mezclar con el queso rallado. Reservar una parte del queso para decorar los timbales.
  • Preparar una bandeja apta para horno.
  • Precalentar el horno a 190 grados centígrados con calor arriba y abajo.
  • Rellenar los timbales siendo generosos con el relleno.
  • Poner en cada timbal un poco de queso rallado encima.
  • Meter en el horno durante 10 minutos, a media altura, con calor solo abajo.
  • Cambiar el horno a la posición de gratinado y dejar los timbales hasta que consigan un bonito color dorado.

Pues ya veis que no es nada difícil con seguir las tres bes en un plato. Bueno, Bonito y Barato. Un regalo para el paladar y la vista.

Y por si os queda alguna duda en cuanto a la preparación os animo a que veáis la video receta:

Espero vuestros comentarios, prometo leerlos todos. Decidme de qué os parece esta receta y si os parece interesante os animo a compartirla con otras personas. No olvidéis hacer fotitos, y si las subís a las redes sociales etiquetadme para que las pueda ver, ya sabéis @susanveggie y el hashtag #susanveggie. Adéuuuuuuu!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *