Garbanzos con espinacas

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos!

Hoy vengo con una recta que a algunos puede resultarle con poco glamur, garbanzos con espinacas, ¡a mi me suena maravilloso! y además estamos hablando en primera persona de un montón de proteinas saludables. ¡Hola proteinas! jajaja como son saludables, las saludo 😉

Esta es una de las típicas recetas de las abuelas catalanas, si de las abuelas, ellas cocinaban como diosas del aprovechamiento y la comida sana. Es un plato de los de antes, cuando el 99% de la proteina que se consumia era a través de las legumbres; cuando la gente obtenia la energia para trabajar duro con legunbres y verduras.

Los garbanzos con espinacas pertenecen, por propio derecho, a la cocina tradicional catalana, como podemos comprobar consultando el CORPUS DEL PATRIMONI CULINARI CATALÀ, aunque la combinación de garbanzos y espinacas es también típica en Andalucía, pero allí va muy sazonada con comino, pimentón dulce y ajos.

Antes de empezar os dejo algunos consejos:

  • Muy importante, mimar este plato con la picada, de ella dependerá que nos quede un caldito espesito, con cuerpo y carácter.
  • Las espinacas las puedes utilizar congeladas.
  • Si no dispones de mucho tiempo, los garbanzos los puedes comprar ya cocidos, de tarro de cristal o mucho mejor si tienes oportunidad de comprarlos en una de esas tiendas de barrio que venden las legumbres cocidas por ellos.
  • Acortar los tiempos utilizados en esta receta es muy fácil si compramos las espinacas congeladas (pues nos ahorramos el tiempo de lavarlas) y compramos los garbanzos cocidos (ahorro del tiempo de remojo y cocido).

¡Venga mis veganitas y veganitos que no vamos a pasar hambre!

Detalles

Raciones

4

Tiempo de preparación

20 minutos +
12 horas de remojo (garbanzos)

Tiempo de cocinado

25 minutos olla a presión (garbanzos) + 15 minutos resto preparación

Calorías

447 kcal/ración

Ingredientes

  • 2 Manojos de espinacas. 400g si son espinacas congeladas.

  • 500g Garbanzos cocidos.

  • 2 Cebollas

  • 2 Tomates.

  • 4 Cucharadas de aceite de oliva.

  • Sal al gusto.

  • 1 Cucharadita pequeña de pimienta negra molida.

  • Para la picada:
  • 20g de piñones

  • 2 dientes de ajos

  • 2 ramitas de perejil

  • 2 rebanadas de pan

Instrucciones

  • Lavar muy bien las espinacas. Enjuagarlas 2 o 3 veces, o las que hagan falta para que no quede ni rastro de tierra.
  • Cortar las espinacas a trozos y los tallos tambien. Si son hojas pequeñitas no hace falta, cortar solo los tallos. Reservar.
  • Poner aceite de oliva en la sarten.
  • Poner a freir los ingredientes de la picada, primero las 2 rebanadas de pan y cuando esten doraditas por un lado, girarlas y añadir los dientes de ajo laminados y los piñones, cuando ya esté todo con un color doradito claro poner las 2 ramitas de perejil (enteras, sin cortar) con cuidado, que salpicará el aceite. Acabar de dorar todo, sacar del aceite y reservar.
  • Picar las cebollas y ponerlas a pochar en el mismo aceite en que hemos frito los ingredientes de la picada.
  • Rallar los 2 tomates y reservar.
  • Cuando la cebolla esté transparente y empiece a dorarse por las esquinitas añadir los tomates rallados.
  • Sofreir la cebolla y el tomate hasta que veamos que el tomate ha cambiado de color, esto nos avisa que está frito.
  • Añadir las espinacas, ir removiendo para ayudar a que reduzcan todas su tamaño y nos quepan bien.
  • Cuando se hayan reducido las espinacas añadir los garbanzos ya cocidos.
  • Añadir agua (o caldo de verduras) hasta cubrirlo todo, tapar y cocinar 5 minutos.
  • Triturar los ingredientes de la picada con un poquito de caldo y unos cuantos garbanzos, que cogeremos de la sartén.
  • Añadir la picada. Remover bien y dejar tapado.
  • Dejar que haga chup-chup unos 10 minutos, hasta que el caldito se espese un poco.

Pues ya tenemos lista otra receta rica, sana, nutritiva, barata y fácil de hacer. ¿Quién se atreve a decirme que este plato es difícil de incluir en la carta o menú de un restaurante omni?

Os invito a que enseñeis esta receta a vuestros amigos y familiares para que vean lo fácil que es preparar un plato super rico, sin complicaciones y que todos podéis disfrutar en la misma mesa, nada de agoviarse porque os tienen que preparar algo diferente; es un plato de toda la vida y para toda la familia por igual 😉

Espero que os haya gustado mis garbanzos con espinacas y os animéis a prepararlos. Adéuuu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *