Butifarra negra vegana

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos!

Os traigo una receta típica de la cocina catalana. La butifarra negra forma parte de algunos de los platos más típicos y entrañables de las mesas catalanas; varios platos que contienen este embutido ya hace tiempo que traspasaron fronteras y son muy conocidos y reconocidos.

Tiempo me ha llevado conseguir la textura, la apariencia y el sabor de la butifarra negra, pero no me podía rendir ya que, para según que plato es insustituible. No vale utilizar otra cosa si quieres el sabor autentico. Por eso no he parado hasta conseguir esta butifarra negra tan casi perfecta.

Ya podré hacer varios de mis platos favoritos con la misma apariencia y sabor como los más tradicionales, pero sin sacrificio ni sufrimiento animal. Y a demás las personas con intolerancias al gluten también podrán disfrutar esta butifarra negra.

Lo más probable es que los próximos post los dedique a explicaros ricas recetas que uno de sus ingredientes estrella es la butifarra negra, no se por donde empezar pero tengo varias en mente, como “les faves a la catalana” (habas a la catalana), el trinxat de la Cerdaña, revuelto de setas con butifarra y más.

Bien que podré hacer platos maravillosos con esta butifarra negra que para mi es un básico de la cocina catalana.

Yo le voy a dar un acabado más real simulando la piel que la envuelve con una hoja de papel de arroz, de esas que se utilizan para los rollitos de primavera de verano. Es fácil de encontrar en tiendas orientales y en supermercados.

Uno de los ingredientes de esta butifarra negra es el Psyllium, un producto natural y se obtiene de una semilla llamada Plantago Ovata. Es principalmente fibra que en contacto con el agua forma unos mucílagos que nos ayudaran a compactar, mantener la humedad y la esponjosidad.

No tengáis pereza de comprarlo porque le vais a sacar mucho provecho al psyllium; lo podéis utilizar en salchichas, hamburguesas y quesos vegetales, en masas sin gluten…

¡Venga que empezamos!

Detalles

Raciones

6 piezas

Tiempo de preparación

20 minutos + 30min reposo

Tiempo de cocinado

40 minutos olla rápida

Calorías

*kcal/ración

Ingredientes

  • 500g Alubias negras cocidas.

  • 150g Arroz negro cocido.

  • 50g Cebolla frita deshidratada.

  • 1cda Harina de arroz, de maíz o de garbanzos.

  • 3 Dientes de ajos.

  • 1cda pimentón dulce.

  • 1cda pimienta negra molida.

  • 1cda Canela en polvo.

  • 1cda Nuez moscada molida.

  • 1cda Sal.

  • 2cdas Psyllium en polvo.

  • 1cda Orégano fresco (o seco).

  • 6 Hojas de papel de arroz.

  • Agua para remojar las hojas de papel de arroz.

  • 1cda Aceite oliva para pintar las buti acabadas.

  • 1 Trozo de cordel de cocinar para atar las puntas de las buti.

Instrucciones

  • Cocer las alubias previamente remojadas durante 12h o comprarlas cocidas.
  • Dejarlas enfriar si las has cocido tu.
  • Hervir el arroz negro en agua con sal previamente lavado.
  • Escurrir y dejar enfriar.
  • Chafar las alubias cocidas con un tenedor o un pisa patatas, no demasiado, mejor que quede un puré grueso.
  • Mezclar el puré de alubias con el arroz hervido y la cebolla.
  • Pelar y picar chiquitines los ajos. Freírlos.
  • Añadir los ajos fritos a la mezcla del puré y arroz.
  • Mezclar las especias, la sal y el psyllium.
  • Añadir la mezcla de especias al puré..
  • Mezclar bien y amasar. formar una bola y guardar en la nevera mínimo 1/2 hora.
  • Probar de sal (añadir si fuese necesario) añadir el pimentón dulce y cocinar 5 minutos más.
  • Sacar de la nevera y hacer 6 porciones.
  • A cada porción darle la forma alargada, haciéndola girar y apretando la porción.
  • Remojar las hojas de arroz un minuto aproximadamente, hasta que se ablanden lo suficiente para que sean manejables y puedan ser enrolladas. Hacedlo de una en una para que no se pasen de hidratadas (si quedan como una medusa y se rompe es que te has pasado).
  • Cuando tengas la hoja hidratada sácala y ponla sobre un trapo limpio, bien extendida, sin pliegues.
  • Pon en cima de la hoja una butifarra, en la parte más cerca al exterior. Envuelve la butifarra con el papel de arroz hidratado, haciéndola rodar por la hoja.
  • Ata los extremos con un pedacito de cordel.
  • Pincela toda la superficie de la butifarra con un poquito de aceite (para que no se enganche a las otras).
  • Repite la operación hasta acabarlas todas.
  • Fríelas, hazlas a la parrilla, a la plancha o a la barbacoa, o guárdalas en la nevera o congelador para cuando las necesites.

Pues ya veis lo deliciosa que parece, ¡atrévete a prepararla! Es más rica aun de lo que aparenta, con una textura y un aroma espectacular, y resulta muy sencilla ¡y rápida! Y puedes añadirla a cualquier plato estofadito, eso si, siempre al final de la cocción.

Espero vuestros comentarios, prometo leerlos todos. Decidme de qué os parece esta butifarra negra; y si os parece interesante os animo a compartirla con otras personas. No olvidéis hacer fotitos, y si las subís a las redes sociales etiquetadme para que las pueda ver, ya sabéis @susanveggie y el hashtag #susanveggie. Adéuuuuuuu!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *