Focaccia sin amasar

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos!

Os traigo una receta estupenda de focaccia sin amasado, si, tan rica como la tradicional pero sin nada de esfuerzo. Te encantará su sabor, su aroma y sobre todo la poca faena que tendrás antes de degustar esta fantástica focaccia, porque no necesitas estar amasando y amasando para conseguirla.

El resultado te va a enamorar, crujiente por fuera, esponjosa por dentro, y con un sabor y aroma… Uuummmm… ¡De vicio! Ya no tendrás que planear con tiempo esta rica coca de pan.

Puedes cambiar los ingredientes que sirven para saborizar un poco a tu antojo, o decidir que utilizas en función de lo que tengas en ese momento por casa. Sé creativ@ y experimenta colores y sabores.

¿Qué es una focaccia? Pues es una especie de pan cubierto de hiervas aromáticas, tomatitos, olivas y otros productos. Es un plato tradicional de la cocina italiana y sabiamente exportado y aceptado internacionalmente.

La focaccia se caracteriza por tener muchos alveolos, lo que la convierte en una masa ligera y fácil de comer; su exterior es crujiente como si de una fritura se tratase. Es ideal tanto para el desayuno como la merienda, y la puedes servir como parte de una cena o como picoteo en una comida informal.

También te aconsejo que te la lleves de excursión; es fácil de transportar y más fácil de devorar. Haz de ella un tentempié delicioso; y si te apetece, la puedes abrir y rellenar de lo que quieras.

Yo me la he traído a la caminata que he hecho de Lloret a Tossa de Mar, dos pueblos de la Costa brava muy bonitos y turísticos. Es precioso caminar por el Camino de Ronda y disfrutar de una excursión por acantilados y preciosas calas casi salvajes.

¡Venga vamos al lio!

Detalles

Raciones

4-6 personas

Tiempo de preparación

20 minutos + 2h de reposo

Tiempo de cocinado

20 minutos

Calorías

*kcal/ración

Ingredientes

  • 380g Harina fuerza (la que se utiliza para hacer pan)

  • 18g Levadura fresca o 6g si es seca

  • 1 Cucharada de sal

  • 1 Cucharada de azúcar

  • 350ml Agua templada

  • Aceite de oliva

  • Sal en escamas

  • Aceitunas negras deshuesadas

  • 2 Dientes de ajo

  • 1 Ramita de romero fresco

  • 2 Cucharadas de agua + 2 cucharadas de aceite de oliva (para emulsionar y poner por encima)

Instrucciones

  • Mezclar La harina con la sal. Reservar.
  • Disolver la levadura y el azúcar en el agua templada.
  • Reposar 20-30 minutos para activar la levadura. Quedará llena de burbujas.
  • Mezclar la harina con la levadura activada. Mezclar con una cuchara o espátula hasta que la harina esté totalmente humedecida.
  • Tapar el recipiente con papel film o tapa de silicona.
  • Dejar levar durante 1 hora.
  • Precalentar el horno a 210-220 grados centígrados, con calor arriba y abajo.
  • Pelar los ajos y cortarlos a bastoncitos. Reservar.
  • Cortar las olivas negras por la mitad. Reservar.
  • Lavar y deshojar la ramita de romero. Reservar.
  • Coger una bandeja de horno, untarla bien de aceite de oliva (mi bandeja es de 20×30).
  • Poner la masa (que ya ha levado 1h) en la bandeja aceitada.
  • Untarse bien las manos con aceite y presionar la masa con las palmas para extenderla y que ocupe toda la superficie de la bandeja, más o menos.
  • Taparla con un papel film y dejarla reposar entre 1 y 2 horas para que haga un segundo levado.
  • Quitar el film, untarse nuevamente las manos con aceite y con ellas en forma de garra presionar la masa para dejar marcados agujeros con los dedos. Intentar que los dedos toquen el fondo de la bandeja.
  • Clavar los bastoncitos de ajo y las hojas de romero en la masa. Intentar que queden casi hundidos del todo.
  • Poner las olivas negras sobre la masa presionando ligeramente.
  • Batir las 2 cucharadas de agua junto con las 2 cucharadas de aceite y batir hasta que esté bien emulsionado. Sabrás que está perfecto cuando haya adquirido un color amarillento o blanquinoso.
  • Repartir esta emulsión por encima de la masa, en plan chorrito.
  • Hornear durante 20 minutos con calor arriba y abajo a 210-220 grados centígrados. Poner la bandeja en la parte media-baja del horno.

Pues ya veis lo deliciosa que parece, ¡atrévete a prepararla! Es más rica aun de lo que aparenta, con una textura y un aroma espectacular, y resulta muy sencilla ¡y rápida! Y si montas una fiesta este puede ser uno de tus platos a preparar.

Y por si os queda alguna duda en cuanto a la preparación os animo a que veáis la video receta:

Espero vuestros comentarios, prometo leerlos todos. Decidme de qué os parece esta receta y si os parece interesante os animo a compartirla con otras personas. No olvidéis hacer fotitos, y si las subís a las redes sociales etiquetadme para que las pueda ver, ya sabéis @susanveggie y el hashtag #susanveggie. Adéuuuuuuu!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *