Potaje de arroz

¡Hola mis queridas veganitas y veganitos! Os traigo este potaje de arroz típico de la cocina andaluza, para que veáis que hay muchos platos tradicionales deliciosos, sin rastro animal y económicos.

Los potajes son ricos y variados, dependiendo de la región llevan más o menos ingrediente, pero no hay casa que lo haga igual a otra, siempre aportando su toque personal y familiar.

Sobre la mesa hay una cazuelita individual, negra y roja, con el potaje de arroz servido. La cazuelita tiene dos asas y en una de ellas se apoya la pequeña tapadera.
Una ración de potaje de arroz servido en una bonita sopera.

Este potaje de arroz, a mi me parece ideal, no solo porque es vegano de base y no he tenido que poner ni quitar nada de la receta original, sino porque es un plato muy económico que podemos servir en la cena o como primer plato en la comida del medio día.

Es un plato apto para todo el año, pero en invierno, con el frío, siempre vienen bien estos potajes calentitos y reconfortantes. Además nos ayuda a economizar y mantener nuestro presupuesto.

Composición: arroz crudo derramado, media cebolla, unos tomatitos y un cuenco de madera de algarrobo servido con una buena ración de potaje de arroz.
Cuenco de madera de algarrobo con una buena ración de potaje de arroz

Pues solo puedo añadir que es un plato humilde, delicioso y muy digno. Para esos días en que vuestra despensa hace eco.

Pero si lo que queréis es un plato más contundente, y siguiendo con el cuchareteo, podéis preparar unos garbanzos con espinacas o un potaje mareado estupendo.

Mi sopera individual preferida posando bien bonita y llenita de potaje de arroz

Consejos para un buen potaje de arroz:

  • Servir recién preparado, porque si lo dejas reposar el arroz se pasará de su punto, los granos se pondrán blandos e inflados y perderás el caldo.
  • Si sois menos personas a comer y sobra, separa el arroz del caldo colándolo, y lo guardas por separado. Cuando lo quieras utilizar calienta primero el caldo y luego añade el arroz calentándolo solo un minuto.
  • Yo he calculado 50g de arroz por persona, pero si los comensales tienen “buen saque” añade un poquito más (y piensa que necesitarás un poquito más de caldo).
  • Cuando hayas colado el caldo tendrías que tener un mínimo de 1 litro, mejor si es un poquito más. Si no llegas añade un poco más de caldo de verduras o agua.

Detalles

Raciones

4 personas

Preparación

20 minutos

Cocción

1h y 15 minutos

Calorías

360Kcal/ración

¡Venga vamos al lio!

Ingredientes

  • 6 Tomates maduros, pero duritos.

  • 3 Cebollas.

  • 20g Harina.

  • 2 Dientes de ajo.

  • 2L Caldo de verduras.

  • 3 Pimientos morrones en conserva.

  • 200g Arroz = 1 taza medidora

  • 3cdas AOVE.

  • 1cda Perejil fresco picado.

  • Sal y pimienta al gusto.

Instrucciones

  • Pelar y cortar las cebollas en rodajas o láminas bastante finas.
  • Ponerlas a dorar, junto con el ajo pelado y laminado, en una cazuela, olla o sartén con aceite.
  • Pelar los tomates, quitar las semillas y cortar a trocitos pequeños.
  • Añadirlos a la cebolla dorada y rehogar a fuego vivo durante 5 minutos.
  • Espolvorear la harina y dejar que se cueza un poco.
  • Bañar el conjunto con el caldo, salpimentar y echar el perejil.
  • Cocer durante 40 minutos, contando desde que empiece a hervir. Cuando rompa el hervor, bajar a fuego medio y tapar para que no se evapore mucho caldo.
  • Transcurrido el tiempo pasarlo por un colador de agujeros pequeños. Nos ayudaremos con espátula cuchara o algo con lo que poder hacer presión.
  • Volver a poner el caldo resultante al fuego. Tiene que haber 1 litro o un poco más.
  • Cuando empiece a hervir añadir el arroz lavado y los pimientos morrones cortados a cuadraditos.
  • Cocer 15-20 minutos a fuego medio y con la tapadera puesta.
  • Cuando falten 5 minutos prueba qué tal esta de sal y si hace falta añade.
Hay una olla con el potaje de arroz listo y una cazuelita negra y roja donde hemos servido una ración.
Potaje de arroz listo y humeante.

Pues ya veis la pinta tan deliciosa que tiene, ¡atrévete a prepararlo! Nada complicado pero muy resultón. No dudes en ofrecérselo a personas no veganas y verás lo rápido que te piden la receta.

Las tacitas medidoras son muy prácticas y siempre las tienes más a mano que la báscula, si quieres echar una ojeada clica aquí. También puedes comprar soperitas individuales tan chulas como las mías en este enlace.

Si te parece deliciosa, comparte la receta con amigos o familiares. No olvidéis hacer fotitos cuando la prepares, y si la subes a las redes sociales ¡etiquétame! para que las pueda ver, ya sabéis @susanveggie y el hashtag #susanveggie. Adéuuuuuuu!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.